Déficit de Atención

Déficit de atención

El término coloquial Déficit de Atención, debe referirse como Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad. El TDAH solía conocerse como Trastorno por Déficit de Atención o ADD. En 1994, su nombre cambió a TDAH. Sin embargo, "Trastorno por Déficit de Atención" aún se utiliza en ocasiones para describir un tipo de TDAH que no incluye hiperactividad.

El TDAH es una afección médica que afecta la capacidad de una persona de mantenerse quieta, concentrarse y prestar atención. Las personas con TDAH tienen alteraciones en las partes del cerebro que controlan la atención y la actividad. Esto significa que pueden tener problemas para concentrarse en determinadas tareas y temas, o pueden parecer "nerviosos", actuar impulsivamente e involucrarse en problemas.

Síntomas y signos del TDAH
Si bien el TDAH comienza en la niñez, algunas veces no se diagnostica hasta que una persona llega a la adolescencia, y en ocasiones, incluso no se diagnostica hasta que la persona llega a su adultez.

Debido a que el ADHD constituye una amplia categoría que abarca diferentes factores: la atención, la actividad y la impulsividad, puede presentarse de diferentes formas en distintas personas. Algunos de los signos del ADHD incluyen cuando una persona:

  • tiene dificultad para prestar atención o permanecer concentrada en una tarea o actividad
  • tiene problemas para terminar las tareas en la escuela o en el hogar, y pasa de una actividad a otra
  • tiene problemas para concentrarse en las instrucciones y dificultad para llevarlas a cabo
  • pierde u olvida cosas, como las tareas escolares
  • se distrae fácilmente, incluso cuando realiza una actividad divertida
  • tiene problemas para prestar atención a los detalles o comete errores tontos
  • tiene problemas para organizar las tareas o las actividades
  • tiene problemas para esperar su turno
  • interrumpe o importuna a los demás
  • dice impulsivamente las respuestas antes de que se hayan completado las preguntas
  • juguetea con las manos o los pies, o se retuerce en el asiento
  • se siente inquieta
  • habla excesivamente y tiene problemas para participar en actividades sosegadamente
  • Por supuesto, es normal que las personas se dispersen en una clase aburrida, interrumpan las conversaciones o se olviden las tareas escolares en la mesa de la cocina de vez en cuando. Pero las personas con TDAH tienen tantos problemas para concentrarse y controlar su comportamiento que esto afecta sus emociones y la manera de desenvolverse en la escuela u otras áreas de la vida. De hecho, a menudo se considera que el TDAH es un trastorno del aprendizaje porque puede interferir mucho en la capacidad de la persona para estudiar y aprender.

Algunas veces, los síntomas del TDAH son menos graves a medida que la persona envejece. Por ejemplo, los expertos creen que la hiperactividad inherente al trastorno puede disminuir con la edad, aunque los problemas relacionados con la organización y la atención a menudo permanecen. Si bien con el tiempo los síntomas pueden desaparecer en algunas personas, más de la mitad de todos los niños que tienen TDAH continuarán presentando signos de la afección cuando sean adultos jóvenes.

Log in